“Tiovivo c. 1950″. Ciclo de cine.

Cuando :14 de noviembre del 2014 - 19:45 - 23:30
Donde :El Buhonero - (Enlace con el mapa)

- Reservadas 24 de 30 plazas. Libres 6

Última película del año del ciclo de cine español, en esta ocasión de Garci.

José Luis García Muñoz nació en el madrileño barrio de Chamberí el día 20 de enero de 1944, ya a los seis meses, coincidiendo con el verano, su padre se lo llevó a Gijón de donde era originario.

El padre, peluquero y portero (puerta) del Estadio Metropolitano, el campo de fútbol del “Atleti” construido con el dinero de la compañía “Stadium Metropolitana” en los terrenos que la propia Sociedad poseía junto a Cuatro Caminos, llevaba al niño con él desde los cuatro años, en interminables jornadas que los días de partido se prolongaban desde el medio día hasta la noche ; de ahí su gran conocimiento de lo uno y de lo otro como queda constancia en su película “Volver a empezar” ganadora de un óscar.

Denostado hasta la saciedad, es sin embargo un realizador sencillo y brillante del que algunos de sus trabajos pueden calificarse como magistrales: “Tiovivo c. 1950″, la que nos ocupa, es buena prueba de ello.

Esa “c.” en el título corresponde al término latino “circa” y significa alrededor, que exactamente es lo que hace la película, hablar de la vida en Madrid alrededor de 1950″

Dirección: José Luis Garci.
País:
España. Año:2004.  Género: Drama, comedia.
Interpretación: María Adánez, Francisco Algora, Manuel Andrés, Ángel de Andrés López, María Asquerino, Aurora Bautista, Frank Braña, Fernando Guillén Cuervo,  Carlos Hipólito, José Caride, Antonio Dechent, Ana Fernández, Fernando Fernán-Gómez, Alfredo Landa, Ramón Langa, Elsa Pataky, Andrés Pajares,
Música: Pablo Cervantes.  Fotografía: Raúl Pérez Cubero.  Vestuario: Lourdes de Orduña.

Sinopsis: Apenas es un aguafuerte o, mejor, un carpetón de aquellos retratos al minuto que hacían los pintores sin suerte (y algunos hasta sin arte) en las calles de  Madrid c.1950. La “capital del Imperio” fue entonces más que nunca el rompeolas  de España. Un rompeolas gris y de “grises”, todavía racionado, tierno y cruel,  pobre hasta en sus alegrías, convaleciente (siempre con décimas al atardecer),  pero también pícaro, festivo y surrealista. Un tiovivo, en fin, de sobrevivientes de los que, nos guste o no, somos herederos.

Aforo: 30 personas,

Precio: gratis

Quien lo desee, podrá quedarse y compartir un picoteo + 1 bebida:  5 euros.

En lista de espera traves de la página Contacta.